Muchas veces, los niños que parece que “no se concentran” a la hora de realizar sus tareas escolares, en realidad están muy concentrados en la resolución de los grandes problemas de la vida como: “¿de dónde vienen los niños?”.

A esto se agregan las inquietantes sensaciones de su propio cuerpo y las observaciones visuales y/o auditivas sobre las actividades sexuales de los adultos. No es que no presten atención, sino que están “muy atentos” a otras cosas.

Aquí la intervención del analista, apoyándose en el juego y el dibujo para facilitar el diálogo, permite hacer aflorar estas otras cuestiones en las que el niño o el adolescente se encuentra “concentrado” y que perturban su rendimiento escolar. Unas entrevistas con los padres, al mismo tiempo, colaboran eficazmente en la resolución del problema.

 

Primera cita sin coste:

913011844 / info@eprivas.com