La ansiedad que con tanta frecuencia es motivo de consulta, es una manifestación de la angustia. Puede presentarse como un intenso y persistente sentimiento desagradable que suele desembocar en una crisis (o ataque) de ansiedad.

Corresponden a la ansiedad sensaciones físicas precisas: alteración de la actividad cardiaca (palpitaciones, taquicardia), perturbaciones de la respiración (opresión, ahogos, disneas), ataques de sudor, temblores, vértigo y la impresión de una espera angustiosa. Incluso en ocasiones se presenta asociada a una depresión.

Las personas que padecen esta dolencia suelen presentar dificultades en la expresión y es frecuente escucharles, al final de cada frase un “no sé… no sé lo que me pasa”. Además da la impresión de que nada quiere saber, de que nada lo calmará.

Son sujetos que precisan por parte del analista paciencia y dedicación y suelen salir de su estado hacia un cambio, una producción, una creación, ya que eso es lo que se anuncia en el síntoma sin que el paciente lo sepa.

 

Primera cita sin coste:

913011844 / info@eprivas.com